Platillos chiapanecos que tienes que probar

Cochito al horno:

El cochito es la versión chiapaneca de la cochinita pibil, la gran diferencia de esta receta frente a la otra radica en que el cochito solo usa chiles para su adobo y no usa el achiote, lo cual le da un sabor muy diferente.

Caldo de shuti:

Es un caldo típico de Tuxtla Gutiérrez, elaborado a base de caracoles de rio llamados shuti, este caracol se caracteriza por su concha color negro

Tamales chiapanecos:

La más conocida parte de la comida de Chiapas es muy especial, ya que cuenta con más de 40 tipos de tamales, entre los cuales resaltan el tamal de chipilín (nombrados así por una hierba típica de la región) en hoja de plátano; el tamal de elote propio de Tuxtla Gutiérrez; y los tamales de hojas.

El pozol

Muestra de la herencia viva de nuestra cultura prehispánica, la receta sigue casi inalterada desde la época de nuestros ancestros hasta nuestros días, la bebida fue creada a partir de cacao, maíz y agua. Se le endulza tradicionalmente con semillas de potchol aunque en la actualidad se acostumbra utilizar azúcar o miel.

Huevos chimbos o huevo real:

Este postre no es totalmente nativo de Chiapas, pero es muy común. Es originario de los conventos que a lo largo del tiempo fueron convirtiéndose en huevos dulces y tiene un carácter propio que varía con respecto a los huevos chimbos de otros países, la receta chiapaneca es diferente por usar menos ingredientes y ningún licor en su preparación.

 

Cuando visites Palenque, Chiapas, hospédate naturalmente cómodo y con descuentos:

Captura de pantalla 2017-07-07 a la(s) 15.28.30